the napoleon coat new
Vintage

Estilo napoleónico

24 noviembre, 2017

 

Siempre me han encantado las chaquetas y abrigos de corte militar,
especialmente si son de estilo napoleónico.

 

Ya sabéis: con cuello de tirilla o mao, dos hileras de botones dorados o bronce
y ese corte distinguido que inmediatamente asociamos con el famoso emperador francés.

 

Y es que mucho se habla últimamente de ‘influencers’ y ‘trendsetters’, pero Napoléon
fue uno de los primeros en marcar tendencias incluso cuando no había Instagram para subir
las fotos de los ‘outfits’ y tenías que recurrir al pintor de turno para que retratara tu vestimenta.

 

 

Gracias a eso, hoy en día disponemos de innumerables retratos del gobernante
en los que podemos apreciar su su variada colección de chaquetas militares.

 

 

Normalmente se trataba de prendas bicolor que combinaban el negro o azul marino con el blanco.

 

 

Aunque en ocasiones arriesgaba un poco más y se atrevía con el rojo.

 

 

Lo que ya no era tan variado era su manera de posar:
¡Pero sí salía igual en todas las fotos!

 

Que en algunas parece que hayan hecho un “corta y pega”
cambiándole la chaqueta con Photoshop xDD

 

 

La característica mano oculta bajo la chaqueta o chaleco es un gesto que va unido
a la figura de Napoleón Bonaparte, convirtiéndose en una de sus principales señas de estilo.

 

 

Mucho se ha especulado acerca de los motivos que le llevaban a aparecer siempre
con una mano escondida, pero lo cierto es que se trataba simplemente de la pose de moda
del momento, una especie de cliché al que los pintores recurrían a la hora de retratar
a las personalidades destacadas.

 

De hecho, Napoléon no fue el primero en posar de esta manera:
A lo largo del siglo XVIII podemos encontrar ejemplos
como los del banquero alemán Johan Hinrich Gossler o el célebre George Washington.

 

 

En inglés esta característica manera de posar recibe el nombre de ‘hand-in-waistcoat’,
que sería algo así como “mano en el chaleco”, y es una pose que estuvo de moda durante
los siglos XVIII y XIX (Y principios del XX) y que se asociaba con el poder, la clase y la distinción.

 

No es extraño pues ver este gesto en los gobernantes de la época, al igual que también fue
muy popular en los retratos de los militares que participaron en la Guerra Civil estadounidense.

 

 

Se asociaba con la firmeza y el liderazgo, y por eso no es raro verla también
en dos de las figuras claves del comunismo: Joseph Stalin y Karl Marx.

 

 

Quizás ahora esta manera de posar nos parezca ridícula,
pero entonces era todo un signo de clase y distinción.
Desde luego, mucho más favorecedor que posar con la lengua de fuera,
tal y como se estila hoy en día.

 

Y yo debo ser un poco rancia y viejuna,
porque si me dais a elegir me quedo con los gestos de hace dos siglos.

 

 

Y también con sus vestimentas: ¡adoro las chaquetas y abrigos de estilo napoleónico!

 

 

 

Si es que un abrigo así ya te confiere porte y un cierto aire solemne,
incluso aunque no lleves la mano metida por dentro.

 

 

Eso sí, para darle un aire un poco más femenino,
lo combiné con este bolso de estilo Chanel y ‘Chelsea boots’ vintage.

 

 

Por debajo, la clásica camiseta de rayas en blanco y negro…

 

No sé si iba de militar o de marinerita, pero a mí me gustaba xDD

 

 

Aunque la prenda estrella del look era sin duda el abrigo.

 

 

 

Lo compré en Zara hace años y me parece un básico de los que nunca pasan de moda.

 

Seguro que contaba con el sello de aprobación de Napoleón 😉

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.