Cultura Popular

Skinheads: un repaso por su historia y su estética

18 diciembre, 2017

estilo sklinhead

El término skinhead se asocia principalmente con el fascismo, las ideas neo-nazis y la xenofobia y racismo. Todos tenemos en mente esa imagen de un joven blanco, con cabeza rapada y botas militares que sale a las calles a ejercer la violencia contra aquellos a quienes considera inferiores.

Pero la realidad es que, además de los archiconocidos skins de ultra-derecha, también existen facciones anti-racistas, comunistas e incluso anarquistas.

Lo cierto es que los skinheads son una de las tribus urbanas menos conocidas, al menos en lo que respecta a su historia, y son pocos quiénes saben que surgió en la Inglaterra de finales de los 60 como una evolución del movimiento Mod.

Los Mods eran esos jóvenes amantes de la moda, con una apariencia siempre elegante, que escuchaban jazz, soul y R&B y sentían pasión por las Vespas.

A finales de los años 60, muchos de ellos abrazaron la nueva cultura hippie, mientras que otros radicalizaron su aspecto en protesta contra esa filosofía de paz y amor.

Se trataba de los llamados “hard mods”, que más tarde dieron lugar a los primeros skinheads.

 

 

Los skinheads se rapaban el pelo para diferenciarse de los melenudos hippies, y vestían prendas obreras como botas de trabajo, pantalones vaqueros o camisas con tirantes.

 

 

Eran jóvenes de barrios obreros, que se vieron influidos también por la llegada de inmigrantes jamaicanos (los conocidos como ‘rude boys’), de quiénes tomaron prestada su ruda actitud y la pasión por la música ska y reggae.

Los primeros skinheads de los años 60 eran en general apolíticos, y el sentimiento de pertenencia al grupo se lo daba principalmente su estética, sus gustos musicales y la pasión por el fútbol.

Sin embargo, a finales de los 70 (coincidiendo con la explosión del punk) tuvo lugar un resurgir del movimiento skin, y muchos de sus miembros comenzaron a afiliarse al Partido Nacional y a mostrar una ideología fascista y neo-nazi.

 

 

Ésta es la imagen que a muchos nos viene a la mente cuando escuchamos o leemos la palabra skinhead, pero no todos los miembros de esta cultura son seguidores de Hitler.

Aunque sí es cierto que poseen una marcada inclinación a la violencia y las conductas agresivas.

 

 

La que está sobre estas líneas es una de las imágenes que aparecen en el libro Skinheads, del fotógrafo Derek Ridgers, quien durante cinco años se dedicó a retratar a los integrantes de este movimiento.

 

 

A través de sus fotografías podemos ver las claves estilísticas de una subcultura que daba una gran importancia a su apariencia.

 

 

Las cazadoras de estilo bomber, los vaqueros cortados o remangados, los tirantes, las camisas lisas o de cuadros, las botas militares… Son las prendas que todos asociamos con los skins, quienes supieron darle un giro proletario al clásico estilo mod.

 

 

 

Marcas como Fred Perry, Lonsdale, los vaqueros Wrangler y por supuesto las botas Dr Martens  se conviertieron en su seña de identidad, la que los identificaba como miembros del grupo.

Tanto a ellos como a ellas, porque también existen las chicas skinheads.

 

 

Y, por supuesto, la mayoría eran apasionados del fútbol.

 

 

Obviamente, el pelo rapado era casi una obligación, aunque en las chicas se llevaba el peinado Chelsea, que consistía en afeitarse la cabeza pero conservando el flequillo y unos mechones de pelo laterales o en la parte posterior.

 

 

Existen innumerables fotografías que reflejan lo que fue el movimiento skinhead tanto en sus orígenes durante la década de los 60, como en su segunda era a finales de los 70 y principios de los 80.

Como las que aparecen en este segundo libro que retrata el característico estilo de esta tribu urbana.

 

 

Skins reúne imágenes tomadas por el fotógrafo Gavin Watson, quien perteneció al movimiento skin durante su juventud.

 

 

En el libro muestra imágenes tomadas durante aquellos años de rebeldía punk y Oi! en las que podemos apreciar cómo la vestimenta tenía un papel fundamental para aquellos jóvenes.

 

 

 

 

 

 

 

Y es que, dejando a un lado las connotaciones políticas, lo cierto es que la estética siempre ha sido una de las principales señas del movimiento skinhead.

Por ello no es de extrañar que este estilo se haya popularizado incluso entre quiénes no se consideran parte del grupo, y que firmas como Dr Martens hayan querido rendirle un homenaje a los que probablemente sean sus mayores fans.

 

En su colección Spirit of ’69, lanzada en otoño de 2014, la conocida marca de calzado británica se inspiró en el clásico estilo skinhead: bombers, camisas de cuadros, pantalones remangados, tirantes…

 

 

Y, cómo no, sus famosas botas militares.

 

 

Y no sólo eso, sino que ficharon al fotógrafo Gavin Watson para realizar el ‘shooting’ de la campaña.

 

 

Unas imágenes que recuperan la estética clásica de los skinheads.

 

 

Hoy en día, independientemente de que se asocie a los skinheads con el nazismo, su forma de vestir se ha convertido en un clásico de la cultura urbana, y cualquiera puede llevar una bomber o unas botas militares sin ser considerado un skin.

Incluso aunque a veces lo lleves todo junto.

 

 

Cómo el día que me dio por ponerme este look de forma totalmente inconsciente.

 

 

Cazadora bomber vintage, pantalones de cuadros remangados, botas Dr Martens… ¡y aún encima llevo el pelo corto!

 

 

Debe ser que en mi cabeza hay demasiadas referencias culturales que me influyen a la hora de vestir, y ese día inconscientemente escogí el look skinhead.

 

 

Aunque yo le di mi toque personal, con uno de mis habituales bolsos abueliles vintage

 

 

La bomber también era vintage, en este caso de los 90

 

 

Al igual que los pantalones de cuadros, que los tengo desde que tenía 13 o 14 años.

Y sí, confieso que me encanta la estética skinhead, a pesar de esa asociación con el nazismo que empaña su nombre.

Yo sin embargo prefiero quitarle las connotaciones políticas y quedarme con sus rasgos estéticos.

Pero conociendo la historia, claro 😉

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.